Cuento tecnológico: el tornillo - TECNOXPS

Páginas

viernes

Cuento tecnológico: el tornillo

El tornillo, un cuento tecnológico, Se paga por lo que se sabe hacer no por lo que se hace

¿Cobras por lo que sabes o por lo que haces?, es una pregunta que en algún momento hay que hacerse.



La valoración en muchos casos siempre se rige por lo subjetivo, es decir, el punto de vista, pero en razón de la capacidad propia para obtener el resultado está la valoración, al menos es el primer supuesto que se puede realizar, hay un pequeño relato a modo de cuento donde lo anterior está mejor que ejemplificado y nos centra en el dilema que muchas veces afrontamos según la perspectiva, el mercado y otros tantos aspectos.

El tornillo, un cuento veridico para muchos con finales alternativos


Había una vez un ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja, que muchas personas no pudieron arreglar… una computadora que valía 12 millones de dólares y no funcionaba en una empresa muy grande y naturalmente afectaba el rendimiento y funcionamiento de la misma.

Sentado frente a la pantalla de la computadora, el ingeniero oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó la computadora.

Procedió entonces a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo ubicado en uno de los paneles de la maquina.

Encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía presente se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

- ¿Cuánto le debo? - preguntó emocionado. -

- Muchas gracias, son mil dólares,  - dijo el ingeniero-

- ¿Mil dólares?, ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo?, ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito?, ¡si eso para usted fue facilísimo!, ¡Yo le pago mil dólares a 5 personas por hacer mucho más en un mes!. - dijo el presidente -

- ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad exagerada!, le pagaré esa suma sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique. - replico el presidente -

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar y pronunciar palabra alguna.

La factura describía el detalle de la justificación de la siguiente forma

Detalle de servicios prestados

1. Apretar un tornillo………..….….….…...........…1 dólar

2. Saber qué tornillo apretar…………..….......999 dólares




¿Moraleja?


Como moraleja en general podríamos decir que se paga por lo que se sabe, no por lo que se hace.


Este caso es más que evidente en lo que a prestación de servicios se refiere, puesto que muchas veces cuando se realiza un trabajo como consultor o bien, lo que se conoce como un outsource, se tiende a pensar por uno de los lados que el trabajo se realiza muy cómodamente, que muchas veces se realiza desde la propia casa, que lo que se está explicando o haciendo es muy básico o bien, muy fácil porque "ello se hace en un momentico".


De hecho a veces no es muy difícil escuchar que para que se le dijera que debía hacer X o Y cosa lo podría hacer sin problemas u encontrar en cualquier otro lado y de manera gratuita, pero en otros casos se llega a escuchar que "como se es un outsource el valor del trabajo vale menos" o el "es que trabajas muy cómodo y sin ninguna presión solo respondiendo preguntas y diciendo que hacer".

De aquellas justificaciones donde aún parece se sigue pensando que los resultados solo se pueden conseguir con "8 horas de trabajo presencial" de una "mano de obra abundante disponible en el medio" pero donde luego se escucha que "los buenos" nunca duran, pero naturalmente a veces entra la parte del propio punto de vista donde la necesidad prima en un punto pero luego deja de hacerlo.


El saber que tornillo apretar es la analogía de aquel que conoce un medio y logra resultados que otros no han podido, aunque no se debe perder de vista que el que se logren resultados no quiere decir que estos serán resultados permanentes en el tiempo y duraderos, la diferencia estará en la ética de trabajo, en aquel que trabaja solo por entregar un resultado momentáneo hasta que el tornillo vuelva y se afloje o bien, en aquel que a la hora de lograr un resultado se asegura que el tornillo no se esté aflojando por alguna otra razón y es entonces cuando dicho resultado será perdurable en el tiempo.


Siempre un trabajo especifico y con una tendencia operativa tendrá una valoración diferente a un trabajo que requiere un un conocimiento depurado en un medio o servicio, de capacidades de análisis y de conocimiento, el tipo de conocimiento que requiere mucha inversión propia y una gran habilidad para especializarse en un medio, comprenderlo, saber lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer para comprender las consecuencias que cada acción realizada puedan tener y sobre todo, para poder traducir en un lenguaje natural sin necesidad de llegar a confundir con términos técnicos y transmitir de una forma sencilla lo que se debe hacer y el porqué.


¿ ¡ La verdad está ahí afuera ! ?.... Expediente # 582d46696c657320636f6d6d656e74733a

  1. Respuestas
    1. También me pareció muy bueno y muy acorde para algunos casos :-O
      Lo encontré en muchos sitios aunque no pude encontrar el autor original del mismo, le hice algunas modificaciones pero conserva todo la estructura original.

      Pdta: a tu sitio colócale la ubicación, ciudad-país, sería muy útil en la identificación de los usuarios.

      Saludos desde Colombia allí en Paraguay

      Eliminar
  2. Real como la vida misma. Por aquí se cuenta de un abre caja fuertes y un caso similar. ¿ tanto dinero por abrir una caja fuerte en cinco minutos ?. y como no le pagaban la volvió a cerrar y dijo : ahora ábrala usted. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fijo le toco pagar de nuevo, lo sencillo que es pagar doble ;-D

      Eliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.